¿Preparando la defensa de tu TFG / TFM?

Tiende a olvidarse, con mucha frecuencia, que la exposición y defensa del Trabajo Fin de Grado o de tu Trabajo Fin de Máster (en adelante, TFG/TFM) es uno de los ejercicios fundamentales que contempla esta asignatura, obligatoria en todos los títulos universitarios. Este momento resulta clave para demostrar la adquisición de competencias transversales sumamente importantes en la educación superior: capacidad de síntesis, comunicación oral, gestión de la información, creatividad, etc. y constituye uno de los aspectos importantes que se consideran en las rúbricas para la evaluación y calificación del TFG/TFM.

Si eres un/a alumno/a que vas a enfrentarte a la presentación y defensa de tu TFG/TFM, te planteo algunas ideas que, quizás, puedan ayudarte en este proceso:

  • Tu exposición no debe sobrepasar los 10 minutos. En ese tiempo no puedes explicar, como es lógico, todo el trabajo, todos los detalles del marco teórico, de la metodología, de los resultados, de todos los apartados de tu trabajo… ¡es imposible! Por esa razón has de ser muy selectivo/a con la información a exponer. Debes tener en cuenta que los miembros del tribunal tienen el TFG/TFM y habrán tenido ocasión de leerlo. No tienes que explicarles todo lo que aparece en el TFG/TFM; sólo debes exponer los aspectos fundamentales, los elementos clave que den una idea (lo más completa posible) del trabajo realizado. Para eso, 10 minutos son suficientes.
  • El contenido clave y fundamental de la exposición debe ser el siguiente:
    • Objeto, objetivos, metodología, justificación y estructura del trabajo.
    • Ideas principales del trabajo (las más relevantes).
    • Conclusiones más significativas y más interesantes de tu trabajo (también, sus límites y sus principales puntos fuertes).
  • Prepara una buena presentación (Power Point, Prezi, etc.) para proyectar:
    • No debes utilizar más de 8 o 9 diapositivas.
    • Todas las diapositivas (salvo la primera y la última) deben estar numeradas (a ser posible con indicación del número de diapositiva que se proyecta y el número total de diapositivas; por ejemplo: 1/6 o “1 de 6”), con encabezado (título del TFG/TFM) y pie de página (nombre del autor/a).
    • Sugerencia de contenido de las diapositivas:
      • Primera: título, autor/a, tutor/a, asignatura, Grado o Máster, centro, Universidad, curso académico.
      • Segunda: justificación y estructura del TFG/TFM.
      • Tercera: objeto, objetivos y metodología del trabajo.
      • Cuarta, Quinta y Sexta: ideas principales (las más relevantes, las más significativas, los aspectos nucleares).
      • Séptima: conclusiones.
      • Octava: agradecimiento por la atención y por las posibles sugerencias que pueda hacer el tribunal.
      • Novena (y última): la primera diapositiva, repetida, para mantener durante la intervención del tribunal.
    • Las diapositivas deben contener poca información y bien organizada; para ello te puedes ayudar de gráficos, tablas o figuras que sinteticen las ideas principales. Debes evitar diapositivas con mucho texto, desordenado y confuso; en las exposiciones orales “menos es más”, es decir, poca información bien organizada es muchísimo mejor que mucha y confusa. Cuanto más visual sea la diapositiva, mucho mejor (ayúdate de las formas de tu procesador de texto, de SmartArt, etc.).
    • Puedes incorporar alguna imagen-fotografía en la primera diapositiva o lo largo de la exposición pero, en ese caso, mantén un cierto equilibrio entre texto e imágenes.
    • Usa el mismo tipo de letra a lo largo de la exposición; utiliza mayúsculas y minúsculas, negrillas, cursivas o palabras con diferentes colores para llamar la atención o resaltar ideas.
    • La presentación con fondo blanco es más fácil de leer, es neutra y no ocasiona problemas a la hora de utilizar diferentes proyectores (los colores oscuros, negros o muy llamativos son poco recomendables porque cansan en la proyección y pueden ocasionar problemas de combinación de colores de tablas, letras, etc.).
    • Es preferible no utilizar animaciones (en cada diapositiva) puesto que esto te obliga a estar pendiente del ratón o del teclado; asimismo, las transiciones entre diapositivas deben ser lo más sencillas y uniformes posibles.
    • Revisa varias veces la ortografía, las erratas, las tildes, la sintaxis, la puntuación, etc. de la presentación. Por supuesto, pasa el corrector ortográfico de tu procesador de textos. Cuando ya lo hayas hecho, dáselo a leer a algún compañero/a, amigo/a, etc. Ellos/as verán incorrecciones y/o faltas de ortografía muy llamativas que tú ya no puedes ver, aunque pases por el texto muchas veces más.
  • Sé creativo e innovador, utiliza recursos multimedia atractivos si el contenido de tu TFG/TFM lo permite (algún clip de vídeo muy breve, por ejemplo), incorpora frases textuales de tu trabajo (si has utilizado metodología cualitativa) o gráficas y tablas (en el caso de metodología cuantitativa), etc. Pon casos prácticos o ejemplos que llamen la atención a lo largo del discurso… ¡bien usados son muy efectivos!
  • Conviene que, antes de comenzar la exposición, entregues una copia de la presentación PPT o Prezi (puede ser en formato reducido y en blanco y negro –ahorra dinero y demuestra tu compromiso medioambiental) a los miembros del tribunal, o bien un guion de la exposición de manera que los miembros del tribunal puedan seguir con facilidad tu intervención y tomar notas de cada una de tus diapositivas.
  • Ensaya tu presentación solo/a y en voz alta; ensaya, también, con amigos/as y, si es posible, con tu tutor/a… todos/as te darán pistas para mejorar tu expresión, el ritmo, el volumen, etc. No debes leer tu presentación; tampoco debes aprendértela de memoria y “soltarla” de manera mecánica. Lleva tus fichas para echar mano de ellas cuando estés hablando… ¡ningún profesor/a te recriminará que consultes tus apuntes! Aquí puedes encontrar algunas ideas muy sugerentes: “50 consejos prácticos para conseguir una buena comunicación oral“.

Seguro que puedes encontrar más sugerencias en libros, internet, etc. Pero creo que si sigues las que acabas de leer, te enfrentarás mucho mejor, más seguro y con más confianza a la defensa de tu TFG/TFM y eso… se notará.

¡Estoy seguro que lo harás muy bien! ¡A por ello y suerte!

Esta entrada fue publicada en Docencia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario