Menos confinamiento y más comunidad: hacia un nuevo modelo de atención a los mayores

Dice Fernando Fantova (fantova.net), investigador y consultor de Servicios Sociales, que la pandemia global “está suponiendo una prueba de estrés para todos los mecanismos y dispositivos de nuestras sociedades”. También señala, con la clarividencia a la que nos tiene acostumbrados a sus seguidores, que esta crisis está produciendo un importante “daño reputacional” al sistema de atención residencial (por el elevado número de personas que están muriendo en estos centros). Ante esta circunstancia no se ha hecho esperar (por lo que estamos escuchando en ciertas declaraciones de políticos, en noticias “teledirigidas” en los medios de comunicación, en pronunciamientos de una determinada tendencia de la corporación geriátrica y en webinars de poderosos lobbies asistenciales) un movimiento de fuerzas que, bajo el presupuesto loable y necesario de revisar el modelo de atención a nuestros mayores, presenta el discurso de la medicalización de las residencias, de la configuración de éstas como mini hospitales (de cuarta división, eso sí), como única e irremediable vía a transitar.

Seguir leyendo en: Cuadernos para la reconstrucción económica y social – Por una superación justa de la crisis del coronavirus.

Publicado en Reflexiones, Sin categoría | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Las relaciones entre administraciones públicas y Tercer Sector en el marco de las políticas de inclusión social en Castilla y León.

Prieto Lobato, J. ; Rodríguez Sumaza, C. ; de la Rosa Gimeno, P. (2019). Las relaciones entre administraciones públicas y Tercer Sector en el marco de las políticas de inclusión social en Castilla y LeónInvestigaciones Regionales – Journal of Regional Research44, 63-79. ISSN: 1695-7253 – E-ISSN: 2340-2717.

Las enormes transformaciones en el ámbito económico, laboral, tecnológico, relacional, ambiental, etc. experimentadas durante los últimos años por las sociedades occidentales más desarrolladas y la rapidez con la que se han producido estos cambios han impulsado la aparición de nuevos modos de concebir y plantear las políticas sociales, enriqueciendo y ampliando sus objetivos y áreas de acción, diversificando los sectores intervinientes, descentralizándose en unidades administrativas cercanas a los territorios, innovando en los medios e instrumentos empleados, etc.

Entre todas las transformaciones de las políticas sociales, una de las más significativas ha sido la distribución de responsabilidades y cometidos entre un número plural y cualitativamente diverso de actores. Así, y por lo que respecta a las políticas de inclusión social, la cobertura de las necesidades y la atención a las personas en situación de vulnerabilidad y exclusión social se plantean a través de una combinación de servicios, prestaciones y recursos diseñados y provistos por el sector público, el Tercer Sector de Acción Social (en adelante, TSAS), el sector privado lucrativo y las redes informales. Frente al modelo institucional (con papel preponderante del Estado) y el modelo residual (con protagonismo de la familia y el mercado) se ha ido imponiendo paulatinamente un modelo mixto de bienestar en el que se da una relación sinérgica entre los distintos sectores (Osborne y Gaebler, 1993), si bien la concreción de este modelo varía sustancialmente en cada territorio dependiendo de un sinfín de factores políticos, institucionales, económicos, culturales, etc. Con la crisis del Estado de Bienestar las políticas sociales dejaron de articularse únicamente en el binomio Estado-Mercado, adquiriendo una dinamicidad propia, con actores, procesos e instituciones propias (Donati, 2004).

En este contexto, tanto con gobiernos conservadores como con gobiernos socialistas, las entidades del TSAS pasaron de tener una consideración secundaria (muy limitada a determinadas áreas de acción y colectivos específicos) a convertirse en un agente clave y en un interlocutor imprescindible en los sistemas de protección social. Las interpretaciones más optimistas señalan que este proceso de acercamiento mutuo fue el resultante del intento de respuesta ante los límites estructurales de la acción del Estado Social y ante la ampliación y creciente diferenciación de la demanda asistencial (Herrera y Castón, 2003); las voces más críticas, sin embargo, entienden que el TSAS, en su colaboración con las Administraciones Públicas, limaba el potencial crítico de una ciudadanía descontenta, abarataba costes por la vía del empleo de personal voluntario (o personal pagado por debajo de la media) y se veía liberado de implantar servicios con vocación de continuidad (Van Til y Ross, 2001: 120-121).

Las entidades no lucrativas son organizaciones muy heterogéneas según sea su procedencia, forma jurídica, tamaño, principios y organización. Los servicios que prestan, los colectivos a los que se dirigen y los campos de actuación son igualmente muy diversos (Salamon et al., 1999). Comparten, no obstante, algunas características que conforman su naturaleza y les dota de una identidad específica que les diferencia de otros agentes sociales. Entre ellas podemos destacar algunas especialmente relevantes: su separación formal de la esfera gubernamental (al menos sobre el papel), sus valores (altruismo, solidaridad, participación, extensión de los derechos sociales), sus actividades voluntarias (libres de coerción y de los constreñimientos económicos de las ganancias) y su orientación hacia la intervención social, proporcionando atenciones a colectivos especialmente vulnerables, entre los que se encuentran las personas en situación o riesgo de exclusión. Esa especificidad no significa, como es bien sabido, que actúen y existan separadas de los otros agentes del bienestar: los estudios sobre su expansión y configuración actual confirman que mantienen relaciones de dependencia estructural con el Estado, el mercado y las redes primarias (Passey y Tonkiss, 2000; Adelantado y Gomà, 2000).

Al igual que sucede en otros lugares, este tipo de entidades han adquirido un reconocimiento y una gran relevancia en España. Durante los últimos años se ha producido un incremento notable de su presencia al tiempo que muchas de ellas han experimentado una transformación interna (burocratización, mercantilización, aumento del tamaño, etc.) que afecta a sus roles sociales y a sus interacciones tanto con las administraciones públicas como con el sector empresarial. Estos cambios se han visto acentuados a partir de la crisis económica iniciada en 2007 con la implementación de políticas de ajuste presupuestario por parte de los poderes públicos, de modo que algunas de estas entidades no lucrativas se han visto empujadas a incrementar la oferta de programas de corte asistencial muy centrados en la ayuda material.

Numerosos trabajos dejan constancia de la importancia que cobra en esa dinámica del TSAS su conexión con las administraciones públicas (Marbán y Rodríguez, 2006; Marbán, 2007; Guiteras, 2012; Fresno, 2010; Jaraíz, 2018). El estudio de este aspecto se afronta, no obstante, en la mayor parte de los casos, sin un abordaje empírico, especialmente escaso en el ámbito local y regional (Izquieta, Callejo y Prieto, 2008). La realización de una investigación en la Comunidad Autónoma de Castilla y León (en adelante, CyL), en el marco de un trabajo comparativo a nivel nacional[1], ha permitido contribuir modestamente a llenar este vacío, abordando el análisis del modo en que las organizaciones del TSAS existentes en esta región se relacionan con la administración autonómica en el contexto de las políticas de inclusión social e identificando la forma en que participan y los cometidos que estas organizaciones desempeñan en dichas políticas.

El trabajo pretende sintetizar algunos de los hallazgos más relevantes obtenidos en esta investigación. En primer lugar, y con el objetivo de reconstruir el panorama de los principales enfoques existentes sobre el tema en la actualidad, se analizan los trabajos más recientes sobre las relaciones que mantienen los poderes públicos y las entidades del TSAS en diferentes contextos, así como el modo en que se expresan dichas relaciones, sus causas y las formas de su participación en las políticas sociales. En segundo lugar, se presenta y justifica la metodología empleada. El tercer apartado tiene por objetivo estudiar el modo en que se plantean y expresan las relaciones de ambos sectores a partir de tres marcos complementarios de referencia: el desarrollo legislativo, la planificación pública y la visión que tienen los agentes sociales implicados. Finalmente, se concluye resaltando algunos de los factores que inciden en el impulso cobrado por esta interacción en CyL, el modelo relacional predominante y los efectos que se derivan del mismo.


[1] Proyecto INCLUSIVE: “Políticas de inclusión en las CCAA. Ubicación en el contexto europeo y respuesta a las nuevas situaciones”. Investigador principal Miguel Laparra Navarro. Convocatoria 2014. Proyectos de I+D “EXCELENCIA” y Proyectos de I+D+I “RETOS INVESTIGACIÓN”. Dirección General de Investigación Científica y Técnica. Subdirección General de Proyectos de Investigación. Resolución de la concesión: 15.4.2015.

Publicado en Publicaciones | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Asistencia personal y discapacidad intelectual: un servicio para la inclusión social | Personal assistance and disability: a service for social inclusión.

Prieto Lobato, J. ; de la Rosa Gimeno, P.; e Izquieta Etulain, J.L. (2019). Asistencia personal y discapacidad intelectual: un servicio para la inclusión social | Personal assistance and disability: a service for social inclusión. Revista Española de Discapacidad, Vol. 7, Nº 2, 7-27. ISSN: 2340-5104 NIPO: 738-19-011-9 DOI: http://dx.doi.org/10.5569/2340-5104

El Servicio de Asistencia Personal (en adelante, SAP) es un servicio de ayuda personalizada para la vida independiente que reconoce la capacidad y el derecho de toda persona a disfrutar al máximo de su autonomía en el desarrollo de su proyecto de vida. El servicio supone un cambio radical en las formas precedentes de entender y atender la discapacidad puesto que es el destinatario quien decide el tipo de apoyo, cuándo y cómo lo recibirá y quién se lo prestará, haciendo así efectivo el ejercicio de su autodeterminación.

La extensión de este modelo de apoyo a la discapacidad, amparada en un sólido ordenamiento jurídico internacional y nacional, encuentra su respaldo legal en España con la aprobación de la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia. Es a partir de este momento cuando algunas administraciones públicas locales y/o regionales -Guipúzcoa, Madrid, Barcelona- en colaboración con organizaciones del Tercer Sector de Acción Social y el denominado “Foro de Vida Independiente” -actualmente llamado “Foro de Vida Independiente y Divertad” (García Alonso, 2003)- comienzan a poner en marcha experiencias para la implantación del servicio para personas con discapacidad física (Rueda 2013: 3). Son más escasas, sin embargo, las iniciativas dirigidas a personas con discapacidad intelectual, la mayoría gestionadas por asociaciones de personas con Síndrome de Down de distintos puntos del país: Barcelona, Cádiz, Comunidad de Madrid, Huesca, Murcia y País Vasco (Villa Fernández, 2012: 109-117).

En esta poco explorada vía de extensión del SAP -su utilización por personas con discapacidad intelectual y/o enfermedad mental grave- se sitúa el proyecto piloto impulsado por la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León y el Comité Autonómico de Entidades de Representantes de Personas con Discapacidad en Castilla y León (CERMI-CyL) e implementado durante tres años (de 2014 a 2016) por seis entidades del Tercer Sector de Acción Social con implantación regional y/o provincial. El artículo que aquí se presenta recoge el estudio realizado a partir de este proyecto por un equipo de investigadores/as del Departamento de Sociología y Trabajo Social de la Universidad de Valladolid.

El reducido número de investigaciones realizadas en España sobre esta temática (no así en el ámbito internacional; véase, por ejemplo, Askheim, 2003 o Axelsson et al., 2014) y el escaso conocimiento que se ha generado hasta el momento sobre el modo en que se asume, plantea y valora el SAP justifican una aproximación sistemática y analítica. Tras un acercamiento a los modelos de atención a las personas con discapacidad y enfermedad mental, resaltando las diferencias y los cambios que introduce el SAP, se expone la metodología de investigación, así como los instrumentos y el proceso seguido en la recogida de la información. Los resultados más relevantes del proyecto ocupan la parte central del artículo estructurados en torno a cuatro ejes: la identidad y las dimensiones del servicio, las organizaciones que lo prestan, el rol del/la asistente personal y la valoración que realizan los/las implicados/as. El texto se cierra con una reflexión acerca del interés y de las potencialidades del SAP, así como de los retos que implica su implantación y gestión.

Este artículo ha sido posible gracias a la confianza depositada en el equipo por la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León, financiadora del estudio, y a la colaboración, participación y disponibilidad de todas las personas que hicieron posible el trabajo investigador: beneficiarios/as, familiares, profesionales gestoras del SAP y gerentes de las entidades participantes en el proyecto piloto. Todos/as ellos/as son los/las auténticos/as protagonistas de la experiencia que ha sido objeto del estudio y son, por lo tanto, los autores/as en la sombra de este artículo. Sin ellos, sin su enorme generosidad en las entrevistas y en los grupos de discusión realizados, sin toda la información que nos han facilitado en primera persona, este trabajo no hubiera sido posible.


Para ampliar, ver también:

Juan Mª Prieto Lobato, José Luis Izquieta y Pablo de la Rosa Gimeno (2019): “La asistencia personal para personas con discapacidad y enfermedad mental grave en Castilla y León”, en Orihuela Villameriel, T., Cantero, L., & López Fraguas, Á. (2019). La asistencia personal en salud mental. Edintras: Valladolid, pp. 251-271. Acceso al capítulo. Leer más. 


Publicado en Publicaciones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Políticas públicas de servicios sociales comunitarios: retos y desafíos.

Sin duda, hemos de celebrar la reciente publicación del estupendo libro de María Rosa Herrera-Gutiérrez (ed.):  Políticas públicas en tiempos de incertidumbre: aportes para una agenda de investigación. Tirant Lo Blanch: Valencia. El libro se estructura en torno a tres bloques temáticos: reflexiones transversales en torno al bienestar social y la política; retos en los escenarios globales y locales de los sistemas de bienestar; y desafíos tradicionales y emergentes en las políticas sectoriales.

En este último bloque se incluye un capítulo en el que he tenido la fantástica oportunidad de colaborar con Pablo de la Rosa Gimeno (Universidad de Valladolid) y Eva Sotomayor Morales (Universidad de Jaén). En este capítulo, titulado “Las políticas públicas de servicios sociales comunitarios: retos y desafíos” (págs. 365-382),  hemos intentado identificar los retos más significativos que tienen planteadas las políticas públicas de servicios sociales y, especialmente, los dispositivos de atención social comunitaria. Exponemos reflexiones sobre el diseño, organización e implementación de servicios de atención social primaria y se apuntan algunas tendencias identificadas en este ámbito: innovación, coordinación sociosanitaria, articulación formal/informal, gobernanza del territorio, colaboración público-privada, etc.

El nuevo escenario socioeconómico marcado por las reducciones presupuestarias, los cambios sociodemográficos, la dificultad de acceso y precariedad en el ámbito laboral, las transformaciones en las estructuras familiares, los procesos de individualización, la crisis de los cuidados, los cambios en los valores, la sociedad del conocimiento, los avances tecnológicos y de telecomunicaciones, la aparición de nuevas formas de colaboración y cooperación social, la fragmentación y recomposición de los sujetos… está provocando, además de cierto desconcierto, la diversificación, el aumento y la intensificación de problemas y necesidades sociales y no admiten como respuesta “la inercia o la continuidad, el retoque o la poda, sino más bien la innovación y la transformación” (Fantova, 2014). Las decisiones presupuestarias de las administraciones públicas en la vía de la contención y la reducción del gasto y la inversión social, las reorientaciones de las políticas de salud, educación, empleo, etc. con las presiones derivadas de estos sistemas… están suponiendo considerables tensiones en las políticas públicas en general, en los servicios sociales en particular (especialmente, en los diferentes dispositivos encargados de su implementación), en los programas y proyectos que éstos desarrollan y, cómo no, en el ejercicio de los/las profesionales con el encargo de articularlos.

Estas tensiones exigen una reflexión acerca de la misión y la orientación de los servicios sociales comunitarios así como sobre las estrategias para dar respuesta a los distintos retos que este nivel tiene planteados: los procesos de empobrecimiento y exclusión social, las situaciones de dependencia, la quiebra de los sistemas tradicionales de apoyo informal y la aparición de nuevos agentes en la arena social. El momento nos obliga a revisar los modelos de intervención social y de las acciones a implementar por los diferentes dispositivos de atención social, de manera que se garantice una adecuada evaluación y una efectiva respuesta a demandas tradicionales y a las nuevas necesidades.

En algunos entornos se está procediendo a diseñar nuevos modelos de atención a las privaciones desde el enfoque de las capacidades y la acción colectiva, restaurando y potenciando el vínculo social, procurando con ello la recuperación de la cohesión social. Son apuestas que trascienden lo individual, profesional u organizativo para centrarse en la dimensión social acotada en el territorio. En un momento donde nada es lo que era, donde la incertidumbre y la atención a las emergencias se instalan como compañeros inseparables de la intervención, se hace necesario, más que nunca, destacar y poner en valor nuevas fórmulas de abordar la intervención social desde los servicios sociales comunitarios. Parece inaplazable la tarea de repensar, crear y consensuar:

  • Nuevos valores y prioridades de la intervención.
  • Nuevos enfoques de intervención social.
  • Iniciativas alternativas e innovadoras de atención social.
  • Nuevas fórmulas y espacios de colaboración público-privada.
  • Los discursos de recuperación del sujeto y de su vinculación con la comunidad
  • Estrategias eficaces de encuentro y entendimiento entre lo social y sanitario.
  • Estrategias de integración de servicios pro bienestar en clave territorial.
  • Refuerzo de los apoyos informales, articulación formal/informal.
  • Procesos de recuperación del nosotros, de lo compartido.
  • Consideración de la especificidad del medio rural como oportunidad para recuperar estilos de vida en comunidad.
  • Incorporación de las TIC.
  • Nuevos modos de generar y gestionar el conocimiento.

Te invito a leer el capítulo completo y, por supuesto, a hacerme/hacernos llegar tus reflexiones y lo que su lectura te sugiera. ¡Serán todas muy bienvenidas! ¡Muchas gracias!

Publicado en Publicaciones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Dos citas importantes el próximo otoño.

El próximo otoño nos depara dos fechas muy importantes para investigadores/as, profesionales e interesados/as en Trabajo Social, Política Social y Servicios Sociales. En Zaragoza, los días 4 y 5 de octubre, tendrá lugar el VII Congreso de la Red Española de Política Social (REPS 2018), que lleva por título “Políticas sociales ante horizontes de incertidumbre y desigualdad”. Y los días 14, 15 y 16 de noviembre se celebrará en la Universidad de Deusto, en el campus de Bilbao, el III Congreso Internacional y XII Congreso de Facultades y Escuelas de Trabajo Social de las universidades españolas (CIFETS 2018); éste lleva por título “El Trabajo Social en un mundo en transformación, ¿distintas realidades o nuevos relatos para la intervención?“.

En ambas citas, varios/as profesores/as que trabajamos juntos del Departamento de Sociología y Trabajo Social de la Universidad de Valladolid coordinamos diversos paneles y mesas de trabajo a los que os invitamos a enviar contribuciones y comunicaciones. ¡Todas las aportaciones serán bienvenidas! ¡Os esperamos!

REPS 2018. 

Normas para el envío de abstracts.

Mesa 9.3. Nuevas experiencias en las políticas y servicios de atención a las personas mayores en su domicilio.

Objetivos:

  1. Conocer y contrastar las políticas sociales y los nuevos servicios centrados en la promoción de la calidad de vida de las personas mayores en su hogar.
  2. Compartir aprendizajes en torno a experiencias, proyectos piloto e iniciativas innovadoras relacionadas con el cuidado y la atención de las personas mayores en su domicilio.
  3. Presentar y analizar modelos e instrumentos de seguimiento y evaluación de las nuevas experiencias de apoyo al bienestar, a la integración y participación social de las personas mayores en el ámbito comunitario.

Coordinado por Carmen Rodríguez Sumaza (sumaza@eco.uva.es) y Pablo de la Rosa Gimeno (pablo.rosa@uva.es).

Mesa 10.1. Retos de las políticas sociales en el contexto de un crecimiento no inclusivo.

Objetivos:

  • Evaluar los avances en materia de pobreza y exclusión social en España dentro de un contexto de recuperación económica, tratando de identificar qué territorios y qué colectivos han visto mejorar o no su situación social.
  • Analizar las principales líneas de acción de las políticas de inclusión implementadas en las diferentes Comunidades Autónomas.
  • Compartir experiencias innovadoras y buenas prácticas en materia de inclusión social.
  • Reflexionar sobre los retos y desafíos para el paso de la inclusión activa a la activación inclusiva.

Coordinado por Juan Mª Prieto Lobato (juanmaria.prieto@uva.es) y por José Luis Izquieta Etulain (joseluis.izquieta@uva.es).

 CIFETS 2018.

Instrucciones y envío de abstracts.

A1. Mesa Específica 1: Retos y desafíos de la atención a personas mayores en su hogar en el ámbito comunitario: aportaciones desde el Trabajo Social.

Objetivos:

  • Identificar retos significativos que tienen planteadas las políticas públicas de servicios sociales y el Trabajo Social en la atención a personas mayores en su hogar.
  • Exponer reflexiones y análisis sobre modelos para el diseño, organización, implementación y evaluación de servicios de atención a personas mayores en su domicilio.
  • Compartir aprendizajes en torno a experiencias e iniciativas innovadoras en el ámbito del diseño organizacional, del ejercicio profesional, de la colaboración público-privada, de la articulación de apoyos formales e informales…
  • Reflexionar sobre el rol del Trabajo Social en la atención y cuidado a personas mayores en su propio domicilio.

Coordinado por Juan Mª Prieto Lobato (juanmaria.prieto@uva.es) y por José Luis Izquieta Etulain (joseluis.izquieta@uva.es).

A2. Mesa Específica 4 – Nuevas estrategias de inclusión social en una sociedad exclusógena: intervención desde el Trabajo Social

Objetivos:

  • Reflexionar sobre los límites de las estrategias tradicionales de inclusión social.
  • Analizar el papel y los cometidos que desempeñan las trabajadoras/es sociales en los procesos de inclusión.
  • Compartir experiencias innovadoras y buenas prácticas en los procesos de inclusión social, con especial referencia al lugar y el rol que en ellas ocupa el Trabajo Social.

Coordinado por Carmen Rodríguez Sumaza (sumaza@eco.uva.es) y Pablo de la Rosa Gimeno (pablo.rosa@uva.es).

Publicado en Experiencias | Etiquetado | Deja un comentario

Contribuciones al XIII Congreso Estatal y I Congreso Iberoamericano de Trabajo Social.

XIII Congreso Estatal y I Congreso Iberoamericano de Trabajo Social, Mérida, 19-21 de octubre de 2017 – Acceso a la web AQUÍ.

 ¿PARA QUÉ SIRVE UN ABRAZO? ASISTENCIA PERSONAL PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL Y/O ENFERMEDAD MENTAL EN CASTILLA Y LEÓN.

La Asistencia Personal es un servicio de ayuda personalizada para la vida independiente que representa un cambio de la manera de entender y atender la diversidad funcional en la medida en que reconoce la capacidad y el derecho de toda persona a disfrutar del máximo de su autonomía en el desarrollo de su proyecto de vida. El modo en que se concibe y presta este servicio permite, como ningún otro, el ejercicio de la autodeterminación, puesto que es el/la destinatario/a quien decide el tipo de apoyo, cuándo y cómo lo recibirá y quién se lo prestará.

Son muchas ya las experiencias realizadas en nuestro entorno de puesta en marcha de este servicio para personas con discapacidad física y su extensión es un empeño cada vez más decidido de las organizaciones que representan a este colectivo y, muy en particular, de las plataformas regionales y nacionales que agrupan a estas entidades. Sin embargo, son escasas las iniciativas de implementación de este servicio para personas con discapacidad intelectual y/o enfermedad mental.

La comunicación recoge algunos de los resultados del estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Valladolid sobre el proyecto piloto impulsado los últimos años por la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León y el CERMI-CyL para la implantación del Servicio de Asistencia Personal para personas con diversidad funcional intelectual y/o enfermedad mental. El estudio, con una metodología de carácter cualitativo –entrevistas en profundidad y grupos de discusión-, ha analizado las reflexiones, interpretaciones y valoraciones que hacen los/las distintos/as implicados/as en el diseño, implementación y evaluación del servicio. La valoración que hacen del servicio las personas beneficiarias y sus familiares del servicio es, en este caso, el objeto de exposición.

Más información del estudio AQUÍ. Acceso a la presentación PPT AQUÍ.

¿INCLUSIÓN POR EL EMPLEO? ESTRATEGIAS  Y MEDIDAS DE ACTIVACIÓN EN LAS POLÍTICAS DE INCLUSIÓN SOCIAL EN CASTILLA Y LEÓN. Presentada con Álvaro Elices Acero.

En un contexto de contracción económica, reconversión del mercado laboral, altas tasas de desempleo y precarización del desempleo, se vienen articulando en los últimos años interesantes debates sobre sobre el modelo económico y su capacidad de generación de empleo, sobre la centralidad de éste en la sociedad y, en lo que atañe a los sistemas de protección social, sobre su importancia y relevancia en los procesos de inclusión/exclusión social.

Desde finales del siglo pasado comienza a otorgarse, en el contexto europeo, un valor especial a las políticas de activación del empleo, en contraposición a otras –denominadas “pasivas”-, sospechosas de fomentar el asistencialismo y el clientelismo. La implementación de algunas de estas medidas y estrategias compete, en no pocas ocasiones, a los Servicios Sociales y, de hecho, es fácil observar que se han hecho un importante hueco en los programas y planes regionales y locales de inclusión social.

La comunicación analiza las políticas de inclusión social en la Comunidad Autónoma de Castilla y León y el lugar que en éstas ocupan las estrategias de activación para el empleo. En concreto, son objeto de análisis tres de los ejes vertebradores de la acción pro-inclusión social castellanoleonesa: la Renta Garantizada de Ciudadanía, el Plan de Inserción Sociolaboral y la Red de Protección a Familias. El análisis de la conveniencia, utilidad, eficacia e interés que estas medidas tienen como instrumentos de intervención social, como recursos para la inclusión, se fundamenta en un exhaustivo estudio documental y en la recogida de información de profesionales de entidades públicas y privadas encargadas de la implementación de programas de servicios sociales y empleo. Este trabajo se enmarca en el proyecto INCLUSIVE (Proyectos de I+D+I “Retos de Investigación”, Convocatoria 2014 del Ministerio de Economía y Competitividad), con la participación de seis universidades y actualmente en ejecución.

Acceso a la presentación PPT AQUÍ.

Publicado en Publicaciones | Deja un comentario

¿Para qué sirve el campus inclusivo de la UVa?

Me resulta difícil responder a esta pregunta. No me lo había preguntado hasta que me sugirió reflexionar sobre ello Rafael de la Puente (Secretariado de Asuntos Sociales de la UVa), quien me invitó a participar en el taller “Experiencias de docencia inclusiva” del Campus Inclusivo de la UVa celebrado el pasado julio. No me lo había preguntado porque las emociones no necesitan preguntas ni respuestas, no admiten bien pasarse por el tamiz de la razón. Es como si me preguntara para qué sirve un abrazo.

Y es que en el taller en el que tuve la fortuna de participar exponiendo mi modesta experiencia de docencia inclusiva pude percibir muchas emociones entre los/las chicos/as participantes en el campus, los/las compañeros/as profesores/as, los/las voluntarios/as,… Fue muy fácil dejarse impregnar por la emoción de compartir nuestras visiones y percepciones sobre la diversidad, de reconocer las muchas capacidades que encontramos entre nuestros/as alumnos/as, de aprender lo que nos enseñan las limitaciones en las capacidades propias y ajenas.

Fue fantástico conocer qué esperan los/las alumnos/as de nosotros/as, sus futuros/as docentes, escuchar sus inquietudes, sus demandas y tantas cosas que han aprendido en los muchos años que han formado parte de aulas muchas veces poco inclusivas. Y fue increíblemente revelador entender que lo que querían los/las chicos/as participantes en el campus no difiere mucho de lo que quiere cualquier/a alumno/a universitario/a: ser escuchado y atendido; ser reconocido como algo más que un número de lista, con suerte, algo más que dos apellidos y un nombre de pila; percibir que alguien se ocupa y se preocupa de su aprendizaje; sentir que el centro del aula es él, no el profesor/a; entrar al aula con ganas y salir de ella siendo mejor persona porque allí encontró un espacio para el conocimiento pero, también, un entorno para la inclusión, la convivencia y el crecimiento personal.

Y llegado a este punto, me pregunto lo que antes no me había preguntado… ¿para qué sirve el campus inclusivo de la UVa? Y, ya puestos, ¿para qué sirve un abrazo?

Hace unos días leí un relato precioso de David Grossman, bellamente ilustrado por Michal Rovner (Ed. SextoPiso), titulado “El abrazo“. Ben pasea con su madre por el campo al atardecer. Ella, en un momento del paseo, le susurra que es un cielo y que no hay nadie como él en el mundo entero. Ben se sorprende ante esta afirmación y se asusta porque no puede aceptar que sólo haya uno como él en el mundo, porque no quiere aceptar ni reconocer que está solo. Su madre, cariñosa, le explica que somos seres únicos y especiales, que todos, él, ella, su perra Maravilla,… “todos estamos un poco solos, pero también juntos; estamos solos y juntos a la vez”. Ben, desconcertado, no puede dejar de preguntar cómo es posible lo uno y lo otro. Y cuando lo hace, cuando se lo pregunta a su madre, ella le abraza con todas sus fuerzas para que Ben sienta su corazón latiendo y piense: “ahora no estoy solo, no estoy solo”. “¿Lo ves?”, le susurra la madre, “para esto exactamente se inventó el abrazo”.

Si ya sé para qué sirve un abrazo, ahora me resulta muy fácil explicar para qué sirve el campus inclusivo de la UVa: para hacer que cada una de las personas que en él participaron se sintiera única y especial, para que todos/as sintiéramos el abrazo de la diversidad.

¡Enhorabuena a los/las organizadores/as por el acierto en la programación de esta estupenda iniciativa y, en especial, a Rafael de la Puente por el éxito en su realización!

Publicado en Docencia, Experiencias | Deja un comentario

¿Preparando la defensa de tu TFG / TFM?

Tiende a olvidarse, con mucha frecuencia, que la exposición y defensa del Trabajo Fin de Grado o de tu Trabajo Fin de Máster (en adelante, TFG/TFM) es uno de los ejercicios fundamentales que contempla esta asignatura, obligatoria en todos los títulos universitarios. Este momento resulta clave para demostrar la adquisición de competencias transversales sumamente importantes en la educación superior: capacidad de síntesis, comunicación oral, gestión de la información, creatividad, etc. y constituye uno de los aspectos importantes que se consideran en las rúbricas para la evaluación y calificación del TFG/TFM.

Si eres un/a alumno/a que vas a enfrentarte a la presentación y defensa de tu TFG/TFM, te planteo algunas ideas que, quizás, puedan ayudarte en este proceso:

  • Tu exposición no debe sobrepasar los 10 minutos. En ese tiempo no puedes explicar, como es lógico, todo el trabajo, todos los detalles del marco teórico, de la metodología, de los resultados, de todos los apartados de tu trabajo… ¡es imposible! Por esa razón has de ser muy selectivo/a con la información a exponer. Debes tener en cuenta que los miembros del tribunal tienen el TFG/TFM y habrán tenido ocasión de leerlo. No tienes que explicarles todo lo que aparece en el TFG/TFM; solo debes exponer los aspectos fundamentales, los elementos clave que den una idea (lo más completa posible) del trabajo realizado. Para eso, 10 minutos son suficientes.
  • El contenido clave y fundamental de la exposición debe ser el siguiente:
    • Objeto, objetivos, metodología, justificación y estructura del trabajo.
    • Ideas principales del trabajo (las más relevantes).
    • Conclusiones más significativas y más interesantes de tu trabajo (también, sus límites y sus principales puntos fuertes).
  • Prepara una buena presentación (Power Point, Prezi, etc.) para proyectar:
    • No debes utilizar más de 8 o 9 diapositivas.
    • Todas las diapositivas (salvo la primera y la última) deben estar numeradas (a ser posible con indicación del número de diapositiva que se proyecta y el número total de diapositivas; por ejemplo: 1/6 o “1 de 6”), con encabezado (título del TFG/TFM) y pie de página (nombre del autor/a).
    • Sugerencia de contenido de las diapositivas:
      • Primera: título, autor/a, tutor/a, asignatura, Grado o Máster, centro, Universidad, curso académico.
      • Segunda: justificación y estructura del TFG/TFM.
      • Tercera: objeto, objetivos y metodología del trabajo.
      • Cuarta, Quinta y Sexta: ideas principales (las más relevantes, las más significativas, los aspectos nucleares).
      • Séptima: conclusiones.
      • Octava: agradecimiento por la atención y por las posibles sugerencias que pueda hacer el tribunal.
      • Novena (y última): la primera diapositiva, repetida, para mantener durante la intervención del tribunal.
    • Las diapositivas deben contener poca información y bien organizada; para ello te puedes ayudar de gráficos, tablas o figuras que sinteticen las ideas principales. Debes evitar diapositivas con mucho texto, desordenado y confuso; en las exposiciones orales “menos es más”, es decir, poca información bien organizada es muchísimo mejor que mucha y confusa. Cuanto más visual sea la diapositiva, mucho mejor (ayúdate de las formas de tu procesador de texto, de SmartArt, etc.).
    • Puedes incorporar alguna imagen-fotografía en la primera diapositiva o lo largo de la exposición pero, en ese caso, mantén un cierto equilibrio entre texto e imágenes.
    • Usa el mismo tipo de letra a lo largo de la exposición; utiliza mayúsculas y minúsculas, negrillas, cursivas o palabras con diferentes colores para llamar la atención o resaltar ideas.
    • La presentación con fondo blanco es más fácil de leer, es neutra y no ocasiona problemas a la hora de utilizar diferentes proyectores (los colores oscuros, negros o muy llamativos son poco recomendables porque cansan en la proyección y pueden ocasionar problemas de combinación de colores de tablas, letras, etc.).
    • Es preferible no utilizar animaciones (en cada diapositiva) puesto que esto te obliga a estar pendiente del ratón o del teclado; asimismo, las transiciones entre diapositivas deben ser lo más sencillas y uniformes posibles.
    • Revisa varias veces la ortografía, las erratas, las tildes, la sintaxis, la puntuación, etc. de la presentación. Por supuesto, pasa el corrector ortográfico de tu procesador de textos. Cuando ya lo hayas hecho, dáselo a leer a algún compañero/a, amigo/a, etc. Ellos/as verán incorrecciones y/o faltas de ortografía muy llamativas que tú ya no puedes ver, aunque pases por el texto muchas veces más.
  • Sé creativo e innovador, utiliza recursos multimedia atractivos si el contenido de tu TFG/TFM lo permite (algún clip de vídeo muy breve, por ejemplo), incorpora frases textuales de tu trabajo (si has utilizado metodología cualitativa) o gráficas y tablas (en el caso de metodología cuantitativa), etc. Pon casos prácticos o ejemplos que llamen la atención a lo largo del discurso… ¡bien usados son muy efectivos!
  • Conviene que, antes de comenzar la exposición, entregues una copia de la presentación PPT o Prezi (puede ser en formato reducido y en blanco y negro –ahorra dinero y demuestra tu compromiso medioambiental) a los miembros del tribunal, o bien un guion de la exposición de manera que los miembros del tribunal puedan seguir con facilidad tu intervención y tomar notas de cada una de tus diapositivas.
  • Ensaya tu presentación solo/a y en voz alta; ensaya, también, con amigos/as y, si es posible, con tu tutor/a… todos/as te darán pistas para mejorar tu expresión, el ritmo, el volumen, etc. No debes leer tu presentación; tampoco debes aprendértela de memoria y “soltarla” de manera mecánica. Lleva tus fichas para echar mano de ellas cuando estés hablando… ¡ningún profesor/a te recriminará que consultes tus apuntes! Aquí puedes encontrar algunas ideas muy sugerentes: “50 consejos prácticos para conseguir una buena comunicación oral“.

Seguro que puedes encontrar más sugerencias en libros, internet, etc. Pero creo que, si sigues las que acabas de leer, te enfrentarás mucho mejor, más seguro y con más confianza a la defensa de tu TFG/TFM y eso… se notará.

¡Estoy seguro que lo harás muy bien! ¡A por ello y suerte!

Publicado en Docencia | Etiquetado | 11 comentarios

Twitter, Gamificación, Aula Invertida, Alumnas Empoderadas… o cómo intentar ser un poco marino, pirata y poeta.

Acabamos de terminar, en estos días, el segundo cuatrimestre del curso 2015/16. Recordaré durante mucho tiempo estos últimos meses por la puesta en  marcha y desarrollo de una emocionante y estimulante iniciativa de innovación docente en la asignatura “Participación, Tercer Sector y Voluntariado”.

Animado por un proyecto que coordino (con el título: “TIC en la docencia universitaria: una experiencia intedisciplinar e interuniversitaria”), me he lanzado a experimentar una forma nueva de concebir y hacer la actividad docente. En un proceso de cambio (presidido por la incertidumbre y el riesgo pero, también, por la ilusión y las ganas de mejorar mi práctica docente, de hacer las clases más atractivas, de insuflar entusiasmo a los/las alumnos/as, de transmitir más y, sobre todo, mejor) he intentado aplicar algunas herramientas y metodologías de innovación docente que he ido descrubriendo, a veces en cursos de formación del profesorado, otras veces por casualidad y otras buscando en la red sin saber qué podía encontrar. Mi experiencia ha consistido en…

  • Uso de Twitter como herramienta docente, con varios objetivos: favorecer la interacción virtual entre los/las alumnos/as (y entre éstos y el profesor), informar de avisos, fomentar la participación dentro y fuera del aula, colgar material audiovisual de interés para el seguimiento de la asignatura, visibilizar la actividad realizada en el aula, etc. Pueden verse los tweets generados en https://twitter.com/?lang=es con la etiqueta #TSyVOL.
  • Uso del juego en el proceso de enseñanza-apendizaje (gamificación): hemos articulado a lo largo de los cuatro meses una dinámica de roles en la que cada alumna ha asumido el rol de gerente de una entidad del Tercer Sector de Acción Social, trabajadora social, voluntaria y usuaria, “aprendiendo haciendo”, favoreciendo la retroalimentación de teoría y práctica. Puede seguirse esta experiencia en Twitter con la etiqueta #Haciendo_Voluntariado.
  • Aplicación muy libre de la Teoría de la Diversión, en la confianza de que aprender exige un esfuerzo y que éste se facilita si va acompañado de buen humor y diversión; el lema podría ser algo así como: “lo que se aprende, si se hace de forma divertida, se aprende mejor”. Ver la entrada del blog ¿Subes andando o utilizas las escaleras mecánicas? para más información.
  • Ensayo del aula invertida como estrategia metodológica idónea para desarrollar de una forma alternativa los contenidos teóricos relativos al Tercer Sector de Acción Social y al ciclo del voluntariado (líneas básicas del programa de la parte de la asignatura que imparto).
  • Implantación en la dinámica diaria de clase de la filosofía “Powerpupils” o de alumnas empoderadas: las alumnas han sido las que, a modo de calentamiento de cada clase, han iniciado cada día la misma exponiendo un tema de su interés relacionado (o no) con los contenidos de la asignatura, de manera libre, creativa, sin condiciones ni exigencias, con los objetivos de convertirse en sujetos de aprendizaje, protagonistas activas en y del aula.
  • Incorporación de los dispositivos móviles, elementos indisociables de la experiencia formativa: móviles, tablets, ordenadores.
  • Utilización del portafolio (o porfolio) como instrumento que pone a la alumna en el centro del proceso de aprendizaje, en el reto de reflexionar y sistematizar sobre su propia práctica, incorporando las múltiples aportaciones que recibe del conjunto de la clase (de ella misma, de sus compañeras y del profesor) y a través de las múltiples vías que confluyen en la experiencia de enseñanza-aprendizaje. Ver más sobre portafolios o porfolios AQUÍ.
  • Evaluación del proceso y los resultados (en términos de adquisición de conocimientos y competencias) con diversas herramientas virtuales: https://getkahoot.com/ para evaluar conocimientos en el aula de forma divertida; encuestas en Twitter para realizar un feed-back rápido y fresco; y encuestas en la plataforma de encuestas on line (versión gratuita) http://www.e-encuesta.com/inicio/ para una evaluación más sosegada y tranquila.

La experiencia ha sido modesta, limitada, con muchos puntos débiles… pero un buen punto de partida, sumamente enriquecedor para mí y, espero que también, para las alumnas. Desde luego, ha sido un ejercicio esperanzador y muy motivador en el no siempre estimulante entorno universitario. Algunos comentarios recogidos en la encuesta de evaluación aplicada al finalizar la actividad (aún no está cerrada la recogida de aportaciones) así lo atestiguan:

Me parece una metodología muy bien planteada, donde los protagonistas son los alumnos. Power pupil: me ha resultado muy interesante y me ha encantado”.

La actitud y implicación del profesor ha sido estupenda para mí y la metodología ha sido totalmente innovadora; que todos y cada uno hayamos sido parte de la misma la ha hecho irrepetible. Para mí ser protagonista del aprendizaje ha supuesto algo muy positivo tanto a nivel profesional como a nivel personal, ya que los aprendizajes van mas allá del aula”.

La implicación del profesor ha hecho más unida la clase y más distendida a la hora de participar, dejándonos libertad para iniciar las clases, exponiendo dudas sin temor a equivocación, siendo una más de la clase. No esperaba tanto y me he llevado una experiencia y un conocimiento que ha aumentado mi percepción del voluntariado y me ha enseñado qué es el tercer sector”.

Tampoco faltan aspectos por mejorar; las alumnas lo apuntan con claridad:

“Lo mejor la dinámica de la clase. Y lo peor, el seguimiento de Twitter ya que es una red social que casi no sigo”.

“Lo peor de la asignatura ha sido la parte teórica, pero entiendo que es fundamental que se dé. Lo mejor, los juegos donde participábamos toda la clase, aunque creo que con respecto al juego de roles se podían haber hecho cosas mucho más entretenidas”.

“Lo peor o menos bueno de la asignatura, que las clases se pasaban pitando, y a lo mejor que el juego de roles en ocasiones ha quedado un poco corto o la dinámica no ha sido adecuada”.

“Me ha resultado interesante ver los tweets de mis compañeras, aunque a lo mejor se podría haber creado otro tipo de juego con el twitter”.

Sin ninguna duda, el mérito de la experiencia no ha sido mío; ha sido del grupo de alumnas. Ellas han dado lo mejor de sí mismas, implicándose en todas las actividades, haciendo suya la experiencia, construyendo un grupo cohesionado desde la más absoluta diversidad (de orígenes geográficos y referentes culturales–alumnas Erasmus de Ecuador, Italia, Portugal, alumna SICUE del País Vasco-, de trayectorias vitales –alumna de la Universidad Permanente-, de experiencias en el ámbito de voluntariado –alumnas con muchos años de experiencia en entidades, alumnas que nunca habían sido voluntarias-, de formas de entender el Trabajo Social –algunas de manera muy vivencial y vocacional-), creando diariamente una experiencia de aprendizaje única e irrepetible. ¡Muchas gracias a todas y cada una de vosotras por vuestro entusiamo contagioso! ¡Muchas gracias Ángela, Aroha, Silvia, Mónica, Nuria, Azzurra, Natalia, Edita Johana, María, Maria, Rosa, Noelia, Marta, Paula, Beatriz, Estela, Garazi, Eva, Camille, Lara y Alanis!

¡Muchas gracias por dejarme acompañaros en esta aventura! Muchas gracias por dejarme ser un poco marino, un poco pirata, un poco poeta…

EDUCAR

Educar es lo mismo
que poner motor a una barca…
hay que medir, pesar, equilibrar…
… y poner todo en marcha.
Para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino…
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia
concentrada.

Pero es consolador soñar
mientras uno trabaja,
que ese barco, ese niño
irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes,
hacia islas lejanas.

Soñar que cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera
enarbolada.

Gabriel Celaya

Publicado en Docencia, Experiencias | Deja un comentario

Citas y referencias bibliográficas… ¿Necesitas ayuda?

Si acabas de iniciar tus estudios universitarios te habrás dado cuenta que, entre otros retos y tareas, tus profesores/as te exigen que adquieras conocimientos sobre las normas de referencia y citación bibliográfica y que desarrolles las habilidades y destrezas para aplicarlas de forma correcta. Muchos/as profesores/as asumen que el/la alumno/a universitario/a debe saber elaborar y presentar de forma adecuada trabajos científicos (como si esta competencia te debiera llegara “por ciencia infusa”), por lo que no siempre los/las profesores/as (tampoco los responsables académicos: coordinadores/as de curso, de título, etc.) dedican tiempo de clase para aportar esta formación.

Si estás finalizando estos estudios ya sabes que la elaboración de los Trabajos Fin de Grado (TFG) es un momento clave para demostrar que a lo largo de la carrera has adquirido esos conocimientos y destrezas, que has desarrollado las competencias esenciales para citar y referenciar bien.

La Universidad de Valladolid pone a tu disposición el gestor bibliográfico Refworks, muy útil y práctico, aunque hay otros muchos. No obstante, si no quieres (o no puedes, por diversas razones) utilizar estos gestores, existen en Internet algunas herramientas muy interesantes que te permiten afrontar esta tarea con garantías de éxito. Éstas son algunas que pueden ayudarte:

Y, sobre todo, no te pierdas este tutorial: Cómo citar y elaborar referencias bibliográficas.

¡Espero que todas estas herramientas te resulten interesantes!

Nota final: si has leído esta entrada y has accedido a alguno de los recursos, ¡deja, por favor, un comentario sobre su interés y utlilidad o sobre otras herramientas que conozcas! Servirá de orientación a futuros/as lectores/as de esta entrada. ¡Muchas gracias!

 

Publicado en Docencia | Etiquetado , | Deja un comentario