Declaración de intenciones.

Dice Daniel Pennac (escritor francés que antes de dedicarse a la literatura fue maestro) que la memoria no es una cuestión de acumulación sino de comprensión. Y, para ilustrar su reflexión, pone el siguiente ejemplo:

“Cuando estudiaba había que aprenderse un poema de memoria cada semana. Y éramos examinados sobre ese poema. Luego venía otro que permitía olvidar el anterior. ¡En realidad, te pedían que lo olvidases! Al final, cuando llegaba el momento de las pruebas de acceso a la universidad, le sugerían al alumno que utilizase elementos de su cultura personal para construir un discurso. ¿De qué cultura personal podía tratarse en esa lógica cuantitativa y cronológica, en la que a cada semana le correspondía su poema y el olvido del anterior? Con los alumnos decidimos aprender a memorizar una serie de textos: de ensayo, poemas, chistes, pasajes de novelas. Podía valer un aforismo de Woody Allen o una reflexión de Montesquieu. Lo importante era haber comprendido el texto, haber logrado amarlo. En vez de someterlo a esos análisis de forense que acaban con cualquier deseo -¿quién quiere hacer el amor con un cadáver?-, se trataba de hacer propio el texto, de darse cuenta de hasta qué punto aquello nos concernía. Hablar de bovarismo como concepto puede parecer abstruso, pero no lo es cuando recuerdas el pasaje de Emma Bovary mirando por la ventana. A final de curso nos acordábamos de todos, de los aprendidos las primeras semanas y de los que habían llegado más tarde. No hay nada más emocionante que ver cómo un chaval descubre que la memoria no es cuestión de acumulación”*.

Una buena declaración de intenciones antes de comenzar el nuevo curso.

* Fuente: Octavi Martí (2008). El “torpe” Pennac. El País. 6 de septiembre de 2008. Para leerlo, clica aquí.

Esta entrada fue publicada en Docencia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario