En apoyo a la Marea Naranja.

En apoyo a la Marea Naranja, transcribo literalmente la “Declaración de Alcalá de Henares” aprobada por la Asamblea de Colegios Oficiales de Trabajo Social el pasado sábado, 15 de diciembre de 2012 [Aquí el documento oficial]. ¡Servicios Sociales para todas y todos!

DECLARACIÓN DE ALCALA DE HENARES. LA MAREA NARANJA: NUESTRO SÍMBOLO, NUESTRA PROTESTA Y NUESTRA PROPUESTA.

Hoy día 15 de Diciembre de 2012 en este lugar tan lleno de significado histórico y cultural, la Asamblea de Colegios Oficiales de Trabajo Social y su órgano representativo el Consejo General del Trabajo Social queremos reafirmar que el ejercicio de nuestra profesión se sustenta sobre los valores de la dignidad humana, la libertad y la igualdad, y por tanto en la defensa de los derechos humanos y sociales de cada ciudadano y ciudadana.

Cada día, en los distintos territorios y ámbitos donde desarrollamos nuestra labor, constatamos que, desde los distintos gobiernos, se están tomando decisiones y aprobando medidas y presupuestos que horadan de forma extraordinaria los cimientos del Estado del Bienestar y del Bien Común, traspasando todos los límites y acabando con la garantía de acceso a los servicios públicos esenciales, con la excusa de ser la “única alternativa posible en la situación que vivimos”.

Ante esta realidad de recortes, de atropellos, de incumplimientos, de desahucios, de despidos, de manipulación informativa y de engaños a la ciudadanía por parte de las personas que tienen la responsabilidad de gobernar, el Consejo General del Trabajo Social, recogiendo las iniciativas sembradas desde los distintos Colegios y colectivos profesionales y sociales, nos hemos puesto en camino con un símbolo, con protestas y con propuestas. No nos van a callar.

Nuestro símbolo también está lleno de significado:

La marea es fuerza en movimiento, que tiene y tendrá momentos de alta y de baja, pero sabemos que nunca se para. Por tanto tenemos que garantizar que allí donde estemos vamos a propiciar la unidad de esfuerzos, ser cada vez más, sumar y sumar movimientos.

El Naranja es el color de la energía, de la transición, de la iluminación y la confianza. Conocemos mucho de potencialidades, de sacar desde el barro, verdaderas obras de arte en las personas en los grupos y en las comunidades.

Nuestra protesta está cargada de razones y cada vez de mayor envergadura. Nos centramos en la visualización de los recortes en el Sistema Público de Servicios Sociales, el más invisible y al que quieren hacer retroceder al modelo de beneficencia contra el que tanto hemos luchado como profesión. No podemos permitir la aniquilación de la Ley de Dependencia (el último ejemplo el servicio de Teleasistencia), denunciamos la reducción brutal de la financiación del Plan Concertado. Sabemos lo que significa para muchas familias el desalojo injusto de sus casas aunque haya niños y niñas, personas mayores y/o dependientes. Se dejan planes, programas y proyectos sociales, que sustentan en muchos lugares factores de protección y de inclusión social. Todo esto nos afecta como profesionales y como ciudadanos porque está deteriorando nuestra red de relaciones, nuestro hábitat, nuestra calidad de vida.

Nuestra propuesta es múltiple y prismática porque queremos acercar cada vez más un modelo de sociedad que en estos momentos se ve lejana y desdibujada. Una sociedad redistributiva e inclusiva donde se garanticen los derechos fundamentales universales y en la que los recursos que son de todos no se sometan a las leyes del mercado, de la especulación y del enriquecimiento privado.

Sabemos que es un proceso y que tenemos que buscar Alianzas. De ahí surge nuestra iniciativa de constituir la Alianza por la Defensa del Sistema Público de Servicios Sociales y también la de formar parte de la Cumbre Social que reúne a más de 150 organizaciones de distintos ámbitos.

La persecución eficaz del fraude fiscal, la planificación sostenible de los recursos naturales, la priorización de la inversión social en la gestión del gasto público, la eliminación de la especulación en el acceso a la vivienda, una normativa que garantice la transparencia real en la gestión pública y acabe con la corrupción política, la participación de la ciudadanía mediante Referéndum u otras fórmulas que avalen nuestra pertenencia a un régimen democrático de convivencia. Son propuestas alternativas, en la que coincidimos muchas mareas ciudadanas, al modelo que se nos quiere imponer como único posible.

Por todo ello declaramos que:

1. La Marea Naranja es constante e imparable y será nuestra referencia para la Acción Social.

2. Seguiremos trabajando por la construcción de Alianzas y dando a conocer multitud de experiencias de defensa de los derechos humanos y sociales.

3. Participaremos en la Cumbre Social desde cada Colegio, aunque ésta adquiera otras denominaciones porque ya se estuviera trabajando previamente.

4. Nuestros principios son nuestra fortaleza, haciéndolos visibles, difundiéndolos y practicándolos nos acredita y empodera a la ciudadanía de argumentos y de razones.

CONOCEMOS, TRABAJAMOS, PODEMOS Y QUEREMOS: SERVICIOS SOCIALES PARA TODAS Y TODOS. ¡¡¡NO NOS CALLAREMOS!!!

Esta entrada fue publicada en Reflexiones, Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En apoyo a la Marea Naranja.

  1. Muytufan dijo:

    Siempre consigues transmitir y motivarme con tus palabras. Se necesita mucha gente como tu. Se te echa mucho de menos 😉

  2. juanmariaprieto dijo:

    Muchas gracias por tus palabras tan cariñosas, Muytufan! Son todo un incentivo para seguir expresando mis pensamientos y reflexiones a través de esta vía virtual!

Deja un comentario